WannaCry, el virus informático que está haciendo llorar a todo el mundo

 en Tecnología

El pasado 12 de mayo, México y el mundo fueron sorprendidos por un ataque cibernético masivo. El virus WannaCry atacó a miles de sistemas para adueñarse de su información más valiosa. Nuestro país se encuentra entre uno de los más afectados en América Latina, a pesar de los escasos reportes confirmados sobre este caso.

El ataque se relaciona con el grupo Shadow Brokers, quienes se han adjudicado la autoría de WannaCry y han amenazado con divulgar códigos que permitan acceder a diferentes tipos de softwares, teléfonos móviles, información financiera y a secretos políticos y tecnológicos.

Pero, ¿cómo me protejo de esto? La medida principal, según la conferencia “Ciberataque masivo por el virus informático WannaCry” dada por  la Dirección General de Cómputo y de Tecnologías de la Información y Comunicación de la UNAM, es crucial mantener en constante actualización el sistema operativo de nuestros dispositivos móviles y de cómputo.

Esta práctica, no sólo es recomendada para la población en general, sino también para las empresas, sobre todo después de las grandes pérdidas de información que se han registrado y los recursos invertidos en informática forense para recuperar los datos robados.

Los hackers autores del ataque, aprovecharon una debilidad en el  viejo sistema operativo de Windows XP para poder bloquear los accesos a diversos archivos y pedir un rescate en bitcoins para recuperarlos. Por el momento, se descarta cualquier posibilidad de atentado contra Windows 10 u otros sistemas más actuales.

A pesar de la magnitud de los ataques, parece ser que el negocio para estos hackers no es prolifero ya que, las ganancias que hasta ahorita han obtenido rondan los 73,500 dólares; sin embargo, los gastos para resarcir el daño pueden ser mayores a los 4,000 mdd. Por lo tanto, se recomienda hacer caso omiso al rescate solicitado.

Otra medida de seguridad y prevención es realizar copias de seguridad y respaldos; también, evitar caer en medidas desesperadas y acceder a pagar la recompensa, pues dentro de esta maraña de hackeos interminables, está la latente probabilidad de fraude y que no exista tal posibilidad de recuperar la información robada.

No siempre se está preparado para poder afrontar una invasión cibernética, falta trabajar en la cultura prevención y seguridad informática, más ahora que situaciones así se están volviendo muy comunes. Cualquier descuido es blanco perfecto para los criminales informáticos que, sin importar la magnitud del sistema al que se están entrometiendo, se niegan a dejar la adrenalina de saber hasta dónde pueden llegar.

 

 

Publicaciones recomendadas

Déjanos un comentario